10 Consejos para decorar habitaciones pequeñas para niños

0 Comentarios

Los espacios pequeños se traducen en grandes soluciones. Los niños necesitan espacio, por lo que el mobiliario que coloques en su habitación debe robarles el menos sitio posible. Decántate por los cajones grandes que se disponen bajo camas y literas, escogiendo siempre materiales de calidad, herrajes seguros y sistemas homologados por la seguridad de tu pequeño.

Ha llegado el momento de darle al pequeño de la casa su propia habitación, pero aún no has sido capaz de tomar una decisión final. Todos sabemos que este debe ser el lugar en el que van a estudiar, a relajarse, a jugar, a descansar… será su propio espacio, por lo que es importante que dicho lugar vaya creciendo con ellos. En este post te damos 10 consejos esenciales para decorar las habitaciones infantiles y los dormitorios juveniles.

Una cama para tres etapas
A la hora de elegir la cama, seguro que prefieres gastar un poquito más si sabes que va a durar. Las camas evolutivas son tu solución: pasan de cuna a cama junior y terminan siendo un sofá auxiliar para una zona de juegos. Por supuesto, olvídate de los diseños demasiado infantiles, pues tu pequeño irá creciendo y dejarán de gustarle.
De zona de juegos a zona de estudios
A partir de los 5 años deberá empezar a centrar su atención en los estudios más que en los juegos, por lo que su habitación debe ser un reflejo de este cambio. Por lo tanto, será imprescindible que tenga su propio escritorio, así como una estantería en la que ir colocando sus libros o incluso un corcho en el que colgar notas importantes o trabajos que vaya realizando en el colegio.
Los colores y el dueño de la habitación
A medida que van creciendo, la decoración de la habitación deberá ir evolucionando con ellos. Así, hasta los dos años deberás inclinarte hacia las formas simples y los colores básicos, de los 2 a los 5 usa murales que simulen alguna actividad y de ahí en adelante decantarte por la decoración con fines didácticos.
Tejidos para pieles delicadas
Apuesta siempre por los tejidos ecológicos con acabados hipoalergénicos para proteger su piel y, por supuesto, por los acabado antiácaros en los colchones, las almohadas y las cortinas.
El orden: un elemento imprescindible
Enséñale desde pequeño que cada cosa tiene su lugar y que debe respetar este orden, por lo que nada de dejar las cosas tiradas por toda la habitación.
Su propio rincón artístico
Que le dejes exhibir sus propios trabajos artísticos por toda la habitación hará que aumente su motivación hacia este campo, a la vez que personaliza su propio espacio. Algo imprescindible a medida que pasan los años es también la lectura. Por ello deben contar con un espacio con este fin en la habitación con luz adecuada, ya sea natural o artificial.

Poner una pizarra grande en su habitación puede ser un buen estímulo para su parte creativa. ¡No te arriesgues a tener un Picasso en las paredes!

Diversión y originalidad: las claves
Pero, de todos los consejos, el más importante es este último: las habitaciones de los niños tienen que ser divertidas y originales para que quieran pasar mucho tiempo en ellas. Decorarla con pósters de sus personajes favoritos puede ser una excelente opción.
¿Listo para decorar la habitación de tu pequeño?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

204